Aunque a simple vista no parezca, existe una marcada diferencia entre un crédito y un préstamo. Y para saber exactamente de qué se trata, quédate con nosotros hasta el final de este artículo, en el que también te diremos cómo te los facilitamos en damecrédito.com.

¿Cuál es la principal diferencia entre un crédito y un préstamo?

Para entender la diferencia entre un crédito y un préstamo, debemos empezar definiendo cada uno de los términos. De esta manera, tendrás una idea más clara de lo que trata cada uno y cómo podría beneficiarte a la hora de hacer una solicitud en Dame Crédito.

Crédito

El crédito no es más que la cantidad de dinero aprobada por una financiera para ser entregada a un solicitante de forma inmediata. Pero el cliente no recibirá la totalidad en una sola operación, sino que podrá disponer de una parte en función de sus necesidades.

En otras palabras, la microfinanciera entregará el dinero de manera parcial, de acuerdo a las solicitudes hechas por el cliente, quien recibirá el importe en efectivo desde su cuenta de banco o por medio de tarjetas de crédito.

Ocurre que el solicitante podrá utilizar el total disponible, solo una parte según sus necesidades o absolutamente nada. También es importante el hecho de que los intereses a pagar serán únicamente por la cantidad utilizada.

A medida que vaya amortizando la deuda con la entidad financiera, el cliente podrá disponer de cantidades de dinero mucho mayor. En cuanto a los intereses, suelen ser más elevados que los de un préstamo, pero solo se paga en función de lo que se gasta.

Préstamo

Un préstamo es conocido como una operación de carácter financiero en la cual una persona o entidad entrega a un solicitante una cantidad determinada de dinero. La entrega del total solicitado se hace de una sola vez, durante la misma operación.

Una de las condiciones exigidas por el prestamista es que su cliente debe devolver la misma cantidad, junto con los intereses, en un lapso de tiempo establecido por las partes.

La entrega o devolución se realiza por medio de cuotas, ya sean mensuales o trimestrales, aunque algunas financieras dan la opción de pago cada seis meses.

Con relación a los intereses, los cuales son característicos de un préstamo, son cobrados en función del total del dinero entregado a un cliente determinado. Y deben ser cancelados religiosamente para evitar inconvenientes con la compañía financiera.

¿Cuál es la mejor opción de financiamiento?

Tanto préstamo como crédito son opciones viables, tanto para el negocio o para uso personal. Si bien hay algunas diferencias entre ambas modalidades de financiamiento, la mejor opción deriva de un estudio exhaustivo de lo que realmente estás necesitando en un momento determinado.

Lo primero que se debe tomar en cuenta al momento de elegir es si al final del día tendrás la cantidad de dinero disponible para la devolución total del dinero entregado, si el tiempo fijado para la devolución se corresponde a los ciclos de producción individual, si la cantidad aprobada por la financiera es la que en verdad estás necesitando para solventar tu propio problema financiero y si los intereses fijados están adaptados a tu propia capacidad para pagar.

En líneas generales, no existe hasta ahora un elemento que haga que uno sea mejor que el otro. Lo que sí hay que tomar en consideración son las circunstancias que llevarán a decantarte por cualquier de las dos opciones.

Tips para escoger el método de financiamiento más adecuado

Sí, es cierto, para saber qué es mejor hay que evaluar exactamente cada una de las variables del negocio o de tu propio proyecto. Y para facilitar aún más tu elección, te daremos algunos consejos útiles.

  • Evalúa todas las opciones disponibles: Evaluar las ventajas y desventajas de cada una de las alternativas puede ser determinante al momento de decidir. No te vayas por la primera opción sin antes tener una radiografía completa de lo que podría aportarte tanto préstamo como crédito.
  • Echa un vistazo a las cuotas: Revisa las condiciones de cuotas de cada una y evalúa la que te genere menor deuda. Recuerda que si vas a elegir un crédito o un préstamo es porque necesitas solventar un problema financiero coyuntural, no para que te generen más deudas.
  • Lee hasta la letra pequeña de los contratos: El acuerdo por escrito establece las condiciones tanto de los préstamos como la de los créditos. Si has leído bien y estás de acuerdo con cada una de las cláusulas, procede a la firma. Antes, por favor, no lo hagas.

¿Cómo podemos facilitar un crédito o un préstamo en damecredito.com?

Solicitar préstamos rápidos pago a plazos o los mejores créditos en damecrédito.com en sumamente sencillo. Así que, si quieres dinero extra para llevar a cabo un proyecto personal o para salir de una urgencia, puedes hacerlo de manera online en dicha empresa.

Lo primero a tomar en cuenta es que recibirás toda la ayuda necesaria para escoger la opción más adecuada. Sí, tendrás el crédito o el préstamo que se ajuste a tus necesidades y requerimientos, pero que también se amolde a tus posibilidades de pago.

Para que no haya lugar a la duda y sepas que estás tratando con una empresa financiera de renombre y positiva reputación, te invitamos a tomar en cuenta algunos elementos para su verificación.

  • Que haya total coherencia con las condiciones del préstamo o crédito que te ofrecen con las ofertas que existe en el mercado.
  • Busca opiniones de otros clientes que han hecho tratos con Dame Crédito para conocer su experiencia con la compañía de micro créditos.
  • Fíjate que la URL de la página sea congruente con los certificados de seguridad establecidos en la compañía, pero también cerciórate que la página cuenta con un aviso legal en el que prevalezca dirección fiscal de la empresa y CIF.
  • No olvides la importancia de mantener un contacto mucho más directo con personal de atención al cliente, vía telefónica.

De esta manera también estarías evitando fraudes, los cuales se han hecho tan común hoy en día.