Claro que solicitar un préstamo o crédito es útil, sobre todo si tienes proyectos en mente o si necesitas solventar cualquier problema económico. Hacer la solicitud ahora es más sencillo porque cuentas con la anuencia de microfinancieras como damecrédito.com, que hacen que el proceso sea mucho más fácil.

Pero, ¿por qué está bien elegir entre un préstamo o crédito? La respuesta parece obvia, pero queremos hacer un poco de énfasis en esta cuestión. Por eso te invitamos a seguir con nosotros hasta el final para descubrir que tan útil pueden ser estos mecanismos de financiamiento.

¿Por qué son tan útiles los créditos o préstamos?

Muchos escépticos se hacen la misma pregunta. Pero trataremos de contestar de la manera más objetiva, no para cambiarles de opinión, pero sí para que tengan una idea clara del porqué los créditos o préstamos siempre son útiles.

  • Está bien solicitar un crédito o un préstamo para la compra de activos productivos, sobre todo si consideras que van a generar algún tipo de rendimiento a mediano o largo plazo.
  • Cuando van destinados al pago de algún estudio académico, los créditos también resultan una buena idea. Añadir valor a la formación es sumamente importante. Podrás emplear las habilidades adquiridas para la ejecución de un proyecto personal, el cual, te dejará grandes satisfacciones.
  • También son útiles a la hora de invertir en un negocio propio. Para ello tendrás que compras equipos e invertir para optimizar la productividad. La mayoría de préstamos o créditos están enfocados en esta área, por lo que las diferentes financieras han desarrollado planes para ofrecer las mejores alternativas.
  • Sin ir tan a lo macro, un préstamo o crédito es necesario para hacer frente a cosas más sencillas. La compra de un coche o la inicial para una vivienda pueden requerir de una ayuda financiera. Pero últimamente, también se han hecho solicitudes hasta para cambiar el guardarropa.
  • Aunque parezca un gasto superfluo, un importante número de personas solicita un crédito para divertirse. Sí, han usado el dinero adquirido en calidad de préstamo para pagar alguna celebración importante.
  • Hay quienes han optado por usar dinero proveniente de créditos o de préstamos para pagar las vacaciones de sus sueños. Si lo ahorrado en un año de trabajo no alcanza para costear los gastos, una ayuda proveniente de las microfinancieras entrará como anillo al dedo.
  • Si necesitas tratamiento dental y tu presupuesto no alcanza para asumir los gastos.
  • La compra de alimentos también es una buena excusa para hacerle a Damecrédito una solicitud para préstamos rápidos sin intermediarios.

¿Cuándo debes tener precauciones a la hora de solicitar un crédito o préstamo?

Pero para quienes en verdad lo están considerando, hay algunos puntos que deben cuidar. No estamos diciendo que hacer la solicitud sea contraproducente, pero sí hay que saber cuidar algunos aspectos.

Los créditos o préstamos que a largo plazo no contribuyen a nada como la compra de un celular nuevo, la realización de una fiesta o para pagar unas vacaciones (como hemos dicho en el punto anterior) pudieran ser contraproducentes, sobre todo si no tienes un plan de pago previamente establecido.

¿Debes pedir un crédito para pagar otro?

El hecho de pedir un crédito para pagar otro crédito parece algo ilógico, pero en verdad que muchas personas caen en la tentación, en virtud de nuevos problemas financieros que le han impedido hacerse cargo de lo primero.

Por su puesto que esta situación se convierte en una especie de bola de nieva, que rueda y crece cada vez más, afectando sobremanera tu economía y los proyectos que tenías en mente.

Llegar a esta situación es bastante fácil, sobre todo cuando no se tiene control de los gastos, cuando se es propenso al consumo excesivo y cuando no existe un presupuesto cada mes para gastos fijos.

Pedir un crédito para pagar otro es uno de los peores errores que puede cometer una persona. La razón es sencilla y es que además de terminar de cancelar el primero, habrá que asumir una segunda deuda, por la que también tendrás que enfrentarte a más cuotas y más intereses.

Llegar a este punto también podría llevarte a una lista de morosidad que al final es tomada en cuenta por los prestamistas y entidades financieras, en medio de la evaluación de perfil de cada solicitante o cliente. Si adquieres este estatus difícilmente podrás acceder a nuevas ayudas económicas.

Pero lo peor del asunto es que si no cumples con tus compromisos y no saldas la deuda con los dos créditos, la financiera podría tomar como suya cualquier bien (mueble o inmueble) que hayas puesto como garantía, poniendo en riesgo tu fututo.

¿Qué hacer si no puedes pagar la deuda de un primer crédito?

Si te encuentras en este atolladero y necesitas salir rápidamente de las deudas de un préstamo, entonces puedes aplicar a las siguientes opciones:

  • Refinanciar la deuda: Seguramente pagarás menos dinero en cada cuota, pero la consecuencia es que el préstamo o crédito encarece. Por esta razón, terminarás pagando mucho más dinero del solicitado.
  • Reunificación de la deuda: Se ve muchísimo en aquellos casos cuando una persona tiene una hipoteca y a la vez un crédito de consumo. De igual forma, el costo del préstamo se incrementa.
  • Préstamos entre familiares y entre amigos: Es una opción que ha tomado mucha forma últimamente, pero es un procedimiento tan informal que si no se dejan los puntos claros desde el principio podría ocasionar más de un inconveniente.

Conclusión final

La solicitud de un préstamo o crédito es una opción factible, siempre que tengas cuidado con el uso del dinero abonado.